Puente Democrático
 
Artículos
 
¿Patria o buitres?
Carlos Fara
15 de agosto de 2014
(7 Miradas) En junio, antes del mundial, el 30 % de los porteños aprobaba la gestión de CFK. Post anuncio de no acuerdo con los buitres, el indicador es del 33 %: 3 puntos más, está dentro del margen de error. Para contextualizar: el 61 % cree que la Argentina va por el mal camino, contra solo el 27 % que la ve por el buen camino.
 

(7 Miradas) Esa es la cuestión, diría Hamlet. Sin embargo, una respuesta posible sea “ni patria, ni buitres”. ¿Qué dice la opinión pública post anuncio de no acuerdo con los buitres? Nuestra encuesta en la Capital Federal arroja:

  • El 23 % considera positiva la manera en que el gobierno negoció con los fondos buitres, el 30 % la ve regular y el 36 % negativa.
  • El 52 % opina que el conflicto se generó “por las malas decisiones económicas del gobierno nacional”, mientras que el 36 % piensa que “fue un ataque especulativo sobre la Argentina por querer tomar decisiones soberanas a nivel económico”.
  • El 80 % cree que hay que pagar la deuda, “pero negociando el plazo y la forma”; solo el 6 % dice que “no hay que pagar”, y el 7 % considera que “hay que pagar todo ya”.
  • El 54 % tiene miedo de que Argentina entra en default, pero el 39 % no.


Se puede decir que estos resultados eran bastante esperables, sobre todo en un distrito no favorable a la presidente como la CABA. ¿Por qué esperables?

  1. La gente tiene la cabeza puesta en sus preocupaciones económicas cotidianas -inflación, salario que se recorta, mayor temor a perder el empleo- y la pelea con los buitres le suena un poco ajena.
  2. Al igual que en 2002 / 2003, la gran mayoría cree que las deudas se deben pagar, aunque no guste la cara de los acreedores: siempre primó una actitud realista respecto a los que tienen más poder que el país, y le pueden hacer pagar consecuencias. No pagar sería “peor el remedio que la enfermedad”.
  3. Pero tampoco pagar a cualquier costo, sino mejorando las condiciones.
  4. La sociedad ya no está para épicas revolucionarias: iba a ser difícil hacerle creer que esto se trataba de una gran conspiración contra el país.
  5. Está fresco el recuerdo de 2002: el temor a otro se impone naturalmente.


Y la pregunta del millón: ¿esto favoreció la imagen del gobierno? En junio, antes del mundial, el 30 % de los porteños aprobaba la gestión de CFK. Post anuncio de no acuerdo con los buitres, el indicador es del 33 %: 3 puntos más, está dentro del margen de error. La respuesta sería: se favoreció poco y nada. Para contextualizar: el 61 % cree que la Argentina va por el mal camino, contra solo el 27 % que la ve por el buen camino.

Siempre se debe discriminar los efectos de corto plazo, con los de mediano y largo plazo. Los de corto suelen ser engañosos como una pastilla de éxtasis. A la larga, se imponen las tendencias estructurales de la sociedad.

Claro: esto es la Capital que no favorece a Cristina. ¿Pero qué pasa en el resto del país? La respuesta la daré la semana que viene.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)