Informe Anual 2008 de Reporteros Sin Fronteras
Reporteros Sin Fronteras
15 de febrero de 2008
En su informa anual, hecho público el 13 de febrero de 2008 y disponible íntegro en el sitio www.rsf.org, Reporteros sin Fronteras denuncia la impotencia, la apatía y la duplicidad de los “defensores oficiales” de la libertad de expresión: “La cobardía de algunos Estados occidentales y grandes instituciones internacionales perjudica a la libertad de expresión”, escribe Robert Ménard, secretario general de Reporteros sin Fronteras, en un texto que aparece como prefacio del informe. “Resulta preocupante la falta de determinación de las democracias para defender los valores que se supone tendrían que encarnar”.

La organización pone igualmente de manifiesto la duplicidad de la Naciones Unidas, cuyo Consejo de los Derechos Humanos capituló frente a algunos países, como Irán o Uzbekistán” en Ginebra. Y Reporteros sin Fronteras se preocupa por la impotencia de la Unión Europea frente a los “tiranos que no parpadean ante las amenazas de sanciones”.

En la introducción de su informe anual, Reporteros sin Fronteras da cuenta de sus preocupaciones en relación con el próximo año, empezando por la violencia que podría afectar a los periodistas con ocasión de importantes elecciones que van a celebrarse en Pakistán (18 de febrero), Rusia (2 de mazo), Irán (14 de marzo) y Zimbabue (29 de marzo).

La organización de defensa de la libertad de prensa manifiesta también su inquietud por la suerte de los periodistas que cubren los conflictos que están abiertos, especialmente en Sri Lanka, los Territorios Palestinos y Somalia, pero también en Níger y Chad y, naturalmente, Irak, que continúa “enterrando a sus periodistas todas las semanas, o casi”.

Finalmente, Reporteros sin Fronteras protesta por la censura que afecta a las nuevas formas de comunicación (imágenes enviadas por telefonía móvil, sitios de vídeos compartidos en Internet, redes sociales en línea, etc.), y vuelve de nuevo sobre la represión en China, objeto de toda la atención en vísperas de los Juegos Olímpicos. “Aparte del Comité Olímpico Internacional nadie más parece creer que, antes de la ceremonia de apertura, las autoridades chinas harán algún gesto significativo en el terreno de los derechos humanos. Cada vez que liberan a un periodista otro le reemplaza (...) Y podemos apostar que los disidentes chinos no estarán de fiesta durante el verano”, escribe la organización.

El informe ofrece análisis regionales de la situación de la libertad de prensa en 2007 así como capítulos sobre 98 países, incluídos los Estados miembros de la Unión Europea y Estados Unidos. Con ocasión de darlo a conocer, Reporteros sin Fronteras organiza una conferencia de prensa en Washington, el 13 de febrero, a la que asisten periodistas iraquíes, chinos, eritreos y paquistaníes. En Berlin se ha organizado otra conferencia de prensa, con asistencia de un periodista ruso y otro de Zimbabue.

La era de la polarización mediática

Américas - Informe anual 2008
Siete periodistas del continente pagaron con la vida el ejercicio de su profesión en 2007, frente a los dieciséis de 2006. la criminalidad con los medios de comunicación sigue afectando a los países donde la prensa, desarrollada o en desarrollo, se expone a las represalias de las mafias y el narcotráfico. México mantiene una vez más su puesto de país más letal, con el asesinato de dos periodistas, a menos de un mes de intervalo, y tres desapariciones. Unas tragedias que coincidieron con una amplia campaña policial y militar contra el tráfico de droga, puesta en marcha por el gobierno federal en el primer semestre. Sin embargo, las jurisdicciones de los Estados están todavía muy lejos de cooperar con la Fiscalía Especial de Atención a los Delitos Cometidos contra Periodistas (FEADP), creada en febrero de 2006 pero carente de medios reales.

Un ejemplo que llega de Haití

Perú - que ha batido su propio record con cerca de 200 ataques a los medios -, Paraguay y Brasil cuentan cada uno con un periodista asesinado. En los tres casos, las víctimas parecían demasiado interesadas en temas tan sensibles como el tráfico de estupefacientes o la corrupción policial. En Haití finalmente se ha hecho justicia, aunque haya sido solo parcialmente, en los asesinatos de Brignol Lindor, ocurrido en 2001, y Jacques Roche, que sucedió en 2005. Las bandas, más circunscritas que antes, sin embargo no se han desarmado en algunas comunas periféricas de Puerto Príncipe, como Martissant, donde en el mes de enero asesinaron al fotógrafo Jean-Rémy Badiau, molesto testigo de algunos arreglos de cuentas.

Solo uno de los seis asesinatos de profesionales de los medios de comunicación, cometidos este año en Colombia, podría estar relacionado con la actividad de la víctima. Destinado en el Departamento de Chocó, en la Costa del Pacífico, Elacio Murillo Mosquera, asesinado a disparos el 10 de enero, investigaba la presencia de grupos armados en la región, y había cubierto la desmovilización de un bloque de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Para ellos, cuya influencia llega también a la clase política, desmovilización no es sinónimo de desarme. A imagen y semejanza de sus enemigos jurados de la guerrilla de las FARC, que en 2007 reanudaron los sabotajes y atentados a redacciones, los paramilitares son unos temibles predadores de los medios de comunicación, y en particular de los considerados como hostiles al gobierno de Alvaro Uribe, como los representantes del canal latinoamericano Telesur. Las salvas del Jefe del Estado contra algunos periodistas, entre los que se encuentra Gonzalo Guillén, corresponsal de El Nuevo Herald, han ido a veces seguidas de amenazas de muerte, preludio de exilios forzosos. Seis periodistas colombianos tuvieron que abandonar a toda prisa su país en 2007.

Algo que no suele suceder : el 2 de agosto asesinaron a un periodista en Estados Unidos. Redactor jefe del semanario Oakland Post, al parecer Chauncey Bailey pagó un precio muy alto por sus artículos, en los que denunciaba la gestión de una panadería comunitaria. A un sospecho le detuvieron una semana después de los hechos. Primero confesó haber matado al periodista, y después se retractó.

Aun no se ha concretado la hipótesis profesional en los cuatro crímenes que enlutaron a la prensa centroamericana, en Guatemala, Salvador y Honduras. Parece bastante plausible en el caso de Carlos Salgado, cronista de la emisora hondureña Radio Cadena Voces (RCV), al que mataron el 18 de octubre en Tegucigalpa, en medio de un clima general, que no puede ser peor, entre los medios de comunicación y el gobierno. Inspirado por su homólogo venezolano, el presidente Manuel Zelaya ha llegado incluso a decir : "Si yo fuera Hugo Chávez, hace ya mucho tiempo que habría cerrado esa radio".

La separación público/privado

La alusión del Jefe del Estado hondureño se refería evidentemente al caso de Radio Caracas Televisión (RCTV) : la exclusión de la red hertziana, el 27 de mayo de 2007, por orden presidencial, del más antiguo y popular de los canales privados de Venezuela. El episodio llevó hasta el paroxismo la lógica de la "guerra mediática", mantenida por Hugo Chávez y la franja dura de su oposición desde el golpe de Estado del 11 de abril de 2002. Pero, sobre todo, ratificó la práctica toma del control total del espacio audiovisual nacional por un Jefe de Estado cuya comunicación es permanente y compulsiva. La obsesión mediática del presidente bolivariano estuvo a punto de verse consagrada en una reforma constitucional, que le habría permitido prolongar unilateral e indefinidamente el estado de excepción y, en caso de hacerlo, suspender la libertad de prensa. Criticado incluso en las filas chavistas, lo mismo que la suerte reservada a RCTV, el texto consiguió una mayoría de "noes" en el referendum del 2 de diciembre. Sin duda, el resultado no ha puesto fin a la guerra mediática. RCTV, que reanudó su programación por cable y satélite, espera conocer su futuro. Muy violenta, la campaña que precedió al referendum puso de manifiesto las diferencias que los medios de comunicación han terminado por encarnar, más allá de su estatuto.

¿La situación venezolana podría extenderse como una mancha de aceite en Bolivia y Ecuador ? La manifiesta proximidad con Hugo Chávez del presidente boliviano Evo Morales, o la, más relativa, de su homólogo ecuatoriano Rafael Correa, no deben prestarse a confusión. Cierto que ambos jefes de Estado andinos promovieron en este año, con ayuda de Caracas, nuevos medios de comunicación públicos o comunitarios, para contrarrestar la influencia de una prensa tradicional que no les gusta nada, ligada a los grandes propietarios y opuesta a su política. Uno y oro también han iniciado un proceso constitucional - mejor llevado a cabo en Ecuador - que genera una fuerte polarización, que también protagoniza la prensa. Pero con frecuencia a pesar suyo, los medios de comunicación bolivianos y sus periodistas, tanto del sector público como privado, se han visto equiparados a los representantes de uno de los campos políticos, y agredidos en las numerosas manifestaciones que han hundido al país en la crisis institucional. En Ecuador, la violencia se limitó a algunos intercambios entre Rafael Correa y determinados medios, además de las amenazas dirigidas al canal Telesur.

La susceptibilidad gubernamental hacia los periodistas se encuentra también en Argentina, donde el presidente saliente Néstor Kirchner terminó su mandato sin haber celebrado una sola conferencia de prensa. Salvados de una excesiva polarización, los medios argentinos soportan, a nivel local, brutalidad y abusos de poder.

Progresos legislativos

Precaria en los hechos, la libertad de prensa consiguió algunas victorias legislativas, tanto en el Norte como en el Sur. México ha suprimido de su código penal federal los delitos de prensa, gracias a una reforma promulgada el 12 de abril. En Brasil, un anteproyecto de ley de similares principios, presentado en el mes de diciembre por el diputado federal Miro Teixeira, podría enterrar próximamente la ley de 1967, adoptada durante el régimen militar. En Uruguay, el Congreso ha dado su voto favorable a un texto que legaliza y regula el funcionamiento de los medios comunitarios, elaborado por iniciativa de los profesionales concernidos. En Chile, una propuesta de ley en el mismo sentido se está elaborando en el Parlamento. Finalmente, Estados Unidos puso en libertad, en abril, al último periodista encarcelado por negarse a traicionar el secreto profesional ante la justicia federal. La Cámara de Representantes aprobó, el 16 de octubre, una "ley-escudo", garantizando a la prensa la protección de sus fuentes a nivel federal. Existen importantes restricciones a este derecho - que en Canadá sufrió importantes infracciones -, especialmente en materia de seguridad nacional. Poco proclive a la trasparencia, el 31 de diciembre la administración Bush promulgó la reforma de la Ley de libertad de información, autorizando el acceso público a los documentos oficiales... dos semanas después de que la CIA destruyera un vídeo de los interrogatorios practicados, tras el 11 de septiembre, en Guantánamo y en las cárceles secretas.

Veinticinco presos en una isla

La base militar norteamericana situada en el este de Cuba alberga todavía unos 275 prisioneros, entre los que se encuentra el ayudante de cámara sudanés, Sami Al-Haj, del canal qatarí Al-Jazira, que el 13 de junio de 2007 inició su sexto año de detención, sin el menor cargo. Muy enfermo y afectado psicológicamente, el periodista podría recobrar la libertad en los próximos meses.

La esperanza es mucho menor en el caso de los veinticuatro periodistas detenidos en Cuba, único país del continente que no garantiza las libertades públicas. La transición, esbozada al frente del Estado con Raúl Castro, no ha hecho que avancen nada los derechos humanos en la isla. Solo han cambiado los métodos represivos, pasando de los grandes procesos políticos a una brutalidad ordinaria. Veinte periodistas encarcelados desde la "primavera negra" de marzo de 2003 continúan cumpliendo condenas de entre catorce y veintisiete años de cárcel. Otros tres han sido enviados a la cárcel después de que el Líder Máximo entregara las riendas del poder a su hermano.

Benoît Hervieu Responsable del despacho Américas

Cuba - Informe anual 2008

Superficie : 110.860 km2.
Población : 11.267.000.
Idioma : español.
Jefe del Estado : Raúl Castro (interino).

La situación de los derechos humanos no ha experimentado ningún avance en el año y medio que lleva de presidente interino Raúl Castro, quien sucedió a su hermano el 26 de julio de 2006. Solo han cambiado los métodos represivos: ahora lo que se llevan es la brutalidad cotidiana y las detenciones breves. En 2007 pusieron en libertad a dos periodistas, pero también encarcelaron a otros dos. Y tres representantes de medios de comunicación extranjeros tuvieron que marcharse de la isla.

La incertidumbre pesa sobre el régimen castrista y a la prensa extranjera, vigilada muy de cerca, se le pide que no hiera la susceptibilidad del "santuario". El 22 de febrero de 2007 a Gary Marx, corresponsal en La Habana del diario norteamericano Chicago Tribune, y a su colega César Gonzáles-Calero, del diario mexicano El Universal, les retiraron la acreditación y les dieron orden de marcharse del país, con la excusa de que sus artículos ofrecían una "imagen negativa" de Cuba. Al día siguiente, a Stephen Gibbs, corresponsal de la BBC, le negaron el visado de entrada cuando intentaba llegar a La Habana.

A finales del año Fidel Castro, que tras su retirada del poder lleva año y medio hospitalizado, dijo que está dispuesto a renunciar. Las libertades públicas y los derechos humanos tendrán que esperar, y sin duda hasta bastante después de las elecciones (con un partido único) previstas para 2008. Raúl Castro, sucesor interino desde el 26 de julio de 2006 de su hermano mayor, apostaría por una evolución del país "a la china", liberal en el solo terreno económico.

En lo que se refiere al resto, solo han cambiado los métodos represivos. Con más de ochenta agresiones, amenazas, detenciones y registros salvajes a periodistas contabilizados en 2007, el régimen ya no se dedica a los grandes procesos contra la disidencia, sino a la brutalidad ordinaria. El 27 de septiembre, con motivo de una manifestación pacífica en La Habana a favor de los presos políticos, detuvieron a seis periodistas entre una treintena de opositores, que quedaron en libertad a la mañana siguiente. Entre ellos estaba Roberto de Jesús Guerra Pérez, de 28 años, corresponsal de los sitios Payolibre y Nueva Prensa, y de la emisora Radio Martí. Encarcelado en julio de 2005, por otra manifestación disidente, el periodista acababa de cumplir, el 9 de mayo de 2007, una condena de veintidós meses de cárcel por "alteración del orden público". El juicio se celebró tres meses antes de que saliera en libertad. Armando Betancourt Reina, colaborador de Nueva Prensa Cubana y fundador del pequeño periódico clandestino El Camagüeyano, que salió en libertad el 20 de agosto tras permanecer detenido quince meses, también conoció su condena por "alteración del orden público" pocas semanas antes de salir de la cárcel.

Peligrosidad social predelictiva

Desgraciadamente, otros dos nuevos encarcelamientos precedieron a esas dos puestas en libertad, lo que hace que se mantenga en 24 el número de periodistas detenidos, y que Cuba siga siendo la segunda cárcel del mundo para la prensa, después de China. Tras Raymundo Perdigón Brito, de la agencia Yayabo Press, el 5 de diciembre de 2006, a Ramón Velásquez Toranso, de la agencia Libertad, le cayeron el 23 de enero de 2007 tres años de prisión incondicional, por "peligrosidad social predelictiva". Esa disposición del código penal cubano, muy usada con los disidentes, permite a las autoridades detenerles y encarcelarles en nombre del "riesgo potencial" que representarían para la sociedad. Detenido por la Seguridad del Estado (policía política) y condenado por el mismo motivo el 13 abril, en ausencia de abogado, a cuatro años de cárcel, Oscar Sánchez Madán, corresponsal habitual del sitio Cubanet, es el tercer periodista detenido desde la llegada al poder de Raúl Castro. Inició una huelga de hambre en enero de 2008.

La herencia de Fidel

Además de Alberto Gil Triay Casales, fundador del centro informativo La Estrella Solitaria y detenido desde 2005, veinte de los veintisiete periodistas detenidos en la "primavera negra" de 2003 continúan cumpliendo condenas que van de catorce a veintisiete años de reclusión. Siempre sometidos a los malos tratos de sus guardianes, privados de cuidados, algunos han hecho huelgas de hambre como Iván Hernández Carrillo, de la agencia Patria, y Pedro Aragüelles Morán, director de la Cooperativa Avileña de Periodistas Independientes (CAPI), o también Normando Hernández González, director del Colegio de Periodistas Independientes de Camagüey (CPIC), cuyo estado de salud se ha vuelto particularmente alarmante. Por iniciativa del diputado costarricense José Manuel Echandi y su ayudante, se están haciendo gestiones para ofrecer al periodista asilo humanitario en San José. Las solicitudes del cónsul costarricense en La Habana, José María Penabad, no han obtenido respuesta de las autoridades cubanas.

Tampoco es nada brillante la situación de tres periodistas disidentes, apadrinados por iniciativa de Reporteros sin Fronteras. A Fabio Prieto Llorente, encarcelado en la Isla de la Juventud (Sudoeste) de la que es natural, y en celda de aislamiento las 24 horas del día, no le están tratando sus problemas pulmonares. Miguel Galván Gutiérrez, gravemente enfermo, fue trasladado el 15 de junio de 2007 desde la cárcel de Agüica a la de Guanajay, cerca de la capital. El 13 de septiembre de 2007, el corresponsal de Reporteros sin Fronteras y fundador de la revista De Cuba, Ricardo González Alfonso, fue ingresado de nuevo en el hospital de la cárcel de Combinado del Este (La Habana), con problemas circulatorios y digestivos. Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), en las cárceles cubanas hay actualmente 246 presos de opinión.

Internet : "una herramienta de exterminio global"

El embargo norteamericano, que impide a Cuba engancharse a la Red mediante cables submarinos, no facilita el desarrollo del Net en la isla porque las autoridades tienen que invertir en conexiones por satélite, que son caras y menos eficaces. Sin embargo, al comienzo del año 2007 Ramiro Valdés, Ministro de Comunicación, dio el tono en lo que se refiere a la regulación de Internet declarando que se trata de una "herramienta de exterminio global", y que hay que "controlar" imperativamente ese "arma" salvaje. El gobierno cubano echa mano de varias armas para asegurarse que este medio de comunicación no se utilice de manera "contrarrevolucionaria"; y las conexiones a la Red están prácticamente prohibidas. Los internautas acuden cada vez más a los hoteles turísticos para consultar sus emails o navegar. Los cibercafés son puntos de acceso público en los que resulta muy fácil vigilar sus actividades. El gobierno apuesta por la autocensura, y no oculta los riesgos que corren los disidentes si publican un artículo "subversivo".

 

 

 

 
Videos de Porno Para Ricardo en Buenos Aires, 2016 Biblioteca Laura Pollán

Campaña
Turismo Solidario en Cuba
E-Books
Donaciones
Declaraciones
Especial sobre la muerte de Fidel Castro
 
CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA
CADAL
Puente Democrático
ProCubaLibre
Instituto Václav Havel
Enlaces recomendados
Convivencia
14yMedio Eye on Cuba Rescate Cultural Movimiento Cubano Reflexi&oacuten
Asociaciones cubanas de la Sociedad Civil Independiente Juventud Cuba Diario de Cuba Cubanet
Inicio | Campañas | Comunicados | Declaraciones | Eventos | Publicaciones | Videos
© 2003 - 2017 Copyright ProCubaLibre / Todos los Derechos reservados.
correo@puentedemocratico.org