LA SEGURIDAD CUBANA APRENDIÓ DE LA STASI LAS TÉCNICAS PARA ANIQUILAR A LA OPOSICIÓN
El Mercurio
10 de noviembre de 2007

Disidente que investigó durante cinco años en los archivos de la policía política de la RDA elaboró un detallado informe de la conexión La Habana-Berlín.

ERIKA LÜTERS GAMBOA

La Stasi, el temido servicio de inteligencia de la Alemania comunista -el mismo que aparece tan bien caracterizado en la película "La vida de los otros"- instruyó sistemáticamente a agentes cubanos en técnicas de cómo aniquilar a la oposición pacífica durante al menos dos décadas.

La colaboración abarcó desde detalles tan mínimos como ocultar micrófonos, qué tipo de luz usar para una filmación clandestina, hasta la entrega de centenares de pasaportes falsos y tecnología para el espionaje.

Los estrechos vínculos entre el Ministerio de la Seguridad del Estado (Ministerium für Staatssicherheit), y el Ministerio del Interior cubano (MININT), encargado de la represión en la isla, quedaron al descubierto tras la caída del régimen de la República Democrática Alemana, ex RDA, en 1989.

Los antecedentes constan en los archivos secretos de la Stasi, que desde 1992 son públicos, pero los detalles de esta colaboración los obtuvo un traductor cubano que sufrió en carne propia la represión de ambos servicios de inteligencia.

Se trata de Jorge Luis Vázquez (48), quien acaba de concluir el informe "La Conexión Habana-Berlín: secretos de estado y notas sobre la colaboración entre la Stasi y MININT", investigación que comenzó en 2002.

Vázquez desarrolló una minuciosa investigación que le permite concluir que el MININT es prácticamente una copia del desaparecido sistema alemán y que la colaboración entre ambos fue más allá de lo que se sabía hasta ahora.

Lo más preocupante, según Vázquez, es que si bien mucha tecnología ha sido renovada, el método germano empleado contra los disidentes del régimen se mantiene intacto.

"Lo que sostiene al régimen cubano no son las palabras de Fidel Castro, ni su carisma, es la seguridad del Estado, el ministerio del Interior, la policía que tiene, los delatores, los informantes, las cárceles", dice Vázquez desde Berlín.

La colaboración de la ex RDA abarcó todos los aspectos del espionaje. "Los alemanes enseñaron a los cubanos en todos los campos. Colaboraron en el espionaje económico industrial, espionaje electrónico, robo de la información científica a las grandes transnacionales, instalación de radares, antenas y micrófonos", detalla.

Según su investigación, Vázquez asegura que los agentes alemanes pusieron especial dedicación en el trabajo político operativo de los servicios secretos, en todo lo que significara aniquilar a los opositores pacíficos. "En 1974 la Stasi entregó a los cubanos 50 páginas de información de cómo dividir a los grupos desafectos al gobierno o cómo dividir a las personas que si bien no eran opositores no estaban de acuerdo con la línea del gobierno", explica.

Entre todas las tácticas la única que no tuvo un éxito comprobado en Cuba fue el almacenamiento del olor corporal de los disidentes. "En la Alemania comunista cuando un opositor era apresado se le pasaba un paño por todo el cuerpo para extraerle el sudor, el que era resguardado bajo ciertas condiciones para una eventual persecución con perros adiestrados. Pero esto no surtió efecto debido al clima tropical de la isla", relata Vázquez, a quien lo tocó vivir esa experiencia cuando fue detenido por la Stasi, en 1987.

El traspaso de experiencia se efectuó tanto en Alemania del Este como en Cuba, puntos entre los cuales eran continuos los viajes de los agentes. Incluso, algunos jerarcas extendían sus estadías con fines turísticos con el consentimiento de los respectivos gobiernos.

"Todo esto era financiado por el pueblo alemán que tantas veces carecía de muchas cosas. Erich Mielke, quien dirigía la Stasi, contaba con miles de millones de dólares para inteligencia", reclama Vázquez.

Esta generosa colaboración alemana hacia la isla de Fidel Castro contaba obviamente con el consentimiento de la Unión Soviética.

La única preocupación para Moscú y que muchas veces hizo que no autorizara el traspaso de alguna tecnología, era que dentro de los propios oficiales cubanos se podrían encontrar espías que trabajaban para Estados Unidos, su archienemigo.

Pero quizás el problema más emblemático fue otro. Era el encontronazo cultural entre los disciplinados agentes de la Stasi y los caribeños de MININT. "Los alemanes no confiaban en el sistema de seguridad de los cubanos porque se les filtraban datos, se les iba mucha información cuando conversaban telefónicamente, no respetaban los códigos", cuenta Vázquez.

VIGENCIA

PESE a que la tecnología para el espionaje se renovó con el paso del tiempo, la estrategia contra los disidentes se mantiene intacta.

Desilusión del comunismo

Jorge Luis Vázquez llegó a Kart-Marxstadt en 1982 como traductor para los cubanos que estudiaban en la República Democrática Alemana (ex RDA). Un buen empleo para un buen alumno de alemán en un instituto de La Habana.

"Éramos personas de confianza del gobierno cubano; si no, no habríamos podido hacer ese trabajo. Dependíamos de la embajada cubana".

Además de traducir y hacer las veces de guía turístico para algunos cubanos prominentes, Vázquez reportaba a la seguridad del Estado sobre las actividades de esos personajes.

En 1987 le tocó un caso especial. Un músico cubano le pidió ayuda para desertar y él no lo denunció. "Yo no podía delatar a alguien que quería vivir en libertad, que no era un delincuente".

El músico logra escapar cuando su avión hace escala en Canadá, pero Vázquez es apresado a las 48 horas. Fue su primer contacto con la Stasi.

Vázquez indica que su desilusión con el comunismo comenzó antes de viajar a Alemania. "En 1980, vi golpear a personas que intentaban escapar por el Mariel, vi cómo vecinos míos fueron escupidos y apedreados".

Pero luego de un tiempo en Europa, su ideal de socialismo terminó por derrumbarse.

"Tenía amigos alemanes de izquierda, pero ellos no querían vivir escondiendo sus libros, pidiendo permiso para salir, siendo vigilados, nadie quiere ni puede vivir así".

 

 

 

 
Especial sobre la muerte de Fidel Castro

Campaña
Turismo Solidario en Cuba
E-Books
Donaciones
Declaraciones
 
CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA
CADAL
Puente Democrático
ProCubaLibre
Instituto Václav Havel
Enlaces recomendados
Convivencia
14yMedio Eye on Cuba Rescate Cultural Movimiento Cubano Reflexi&oacuten
Solidaridad Española con Cuba Juventud Cuba Diario de Cuba Cubanet
Inicio | Campañas | Comunicados | Declaraciones | Eventos | Publicaciones | Videos
© 2003 - 2017 Copyright ProCubaLibre / Todos los Derechos reservados.
correo@puentedemocratico.org