«La valentía de esas mujeres realmente me sorprendió»
Gabriel C. Salvia
7 de febrero de 2007

El líder sindical chileno Rodolfo Seguel tuvo un gran protagonismo enfrentando a la dictadura de Pinochet. Fue preso político y exiliado. Encabezó en Chile la gran huelga del sindicato del cobre que marcó un punto de inflexión en la dictadura de Pinochet. En Argentina marchó junto a las Madres de Plaza de Mayo y a mediado de los ochenta estuvo en un debate televisivo junto a Lula y Ubaldini. También intercedió por Lech Walesa y le impidieron ingresar a Polonia. Fidel Castro lo propuso en 1983 al Premio Nobel de la Paz pero, a diferencia de otros activistas de derechos humanos, Seguel es un duro crítico de la dictadura cubana. En el retorno a la democracia en Chile fue diputado por la Democracia Cristiana y actualmente asesora al Ministerio de Trabajo de su país. Recientemente estuvo en Cuba, justo en la semana del 1º de mayo, donde mantuvo reuniones con los disidentes.

Rodolfo Seguel junto a Las Damas de Blanco

Gabriel Salvia: ¿Cuál fue su tarea en la lucha por la democracia en Chile?

Rodolfo Seguel : Fui presidente de los Trabajadores del Cobre en Chile y después creé y formé el Movimiento Sindical Chileno completo y fui su presidente y quien inició las protestas nacionales en contra de la dictadura de Pinochet y en varias oportunidades estuve en la Argentina. Recuerdo, nunca me voy a olvidar, una vez que estuve en un debate televisivo junto a Saúl Ubaldini, presidente de la central sindical, y con Lula, actual presidente de Brasil. Estuvimos por el año 85 en un debate de televisión donde los otros países vivían en democracia y yo en un país que implementaba una dictadura. Estuve muchas veces preso en Chile, luego estuve fuera del país por un par de años en Australia, volví a Chile, fui diputado durante seis años y en la actualidad estoy siendo asesor y conferencista. Salgo a hacer conferencias a lo largo del país y a veces fuera de Chile, pero fundamentalmente en Chile soy asesor del Ministerio de Trabajo.

G. S.: ¿Qué sintió al estar un primero de mayo en La Habana bajo un gobierno que precisamente no es muy respetuoso de los derechos labores y la libertad sindical?

R. S.: Estar en La Habana un primero de mayo es algo sorprendente. Nosotros en Chile y me imagino que en la Argentina también y en todos los países democráticos del mundo, están acostumbrados a los desfiles de las Fuerzas Armadas, pero yo vi un desfile militar prácticamente: faltaban las armas nada más. Trabajadores, estudiantes, jóvenes secundarios que marchaban en bloques militares, frente al estrado donde estaba Raúl Castro y toda la plana mayor de la dictadura cubana y fue realmente impresionante. Nunca me había imaginado que esto era de la forma en la cual yo la vi. Y digo la vi porque yo no participé del acto de forma oficial sino que me metí en medio de toda la gente con mi cámara fotográfica y tratando de pasar todos los bloques que tenían que desfilar. Esto comenzó a las ocho de la mañana y terminó pasada las diez, pero la gente esperó durante las once de la noche del día anterior. Cerca de doce horas estuvo la gente parada en las distintas calles con su grupo que lo acompañaba en el bloque para poder pasar después de las ocho de la mañana. Fue realmente impresionante. Yo tenía entendido que las luchas sindicales que nacen a raíz de una huelga en Estados Unidos, no precisamente en Cuba ni en los países del Este, sino que fue en Estados Unidos, por las ocho horas legales de trabajo, acá se celebran como una imposición prácticamente marcial a desfilar frente a los dictadores de turno.

G. S.: ¿En la Argentina participó durante la dictadura militar en una marcha junto a las Madres de Plaza de Mayo?

Rodolfo Seguel junto a las madres de plaza de mayo

R. S.: Si, tengo un recuerdo hermoso en la década del ochenta. Estuve en Buenos Aires, tendría unos veintinueve o treinta años, y una de las cosas que yo mas quería era acompañar a las Madres de la Plaza de Mayo a desfilar frente al Palacio de gobierno y fue realmente hermoso: hice una, dos, tres vueltas ya no sé cuántas alrededor de la Plaza y tengo todavía una escarapela que me regaló la presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo con la foto de la gente detenida o familiares desaparecidos: fue una marcha impresionante que la he tenido que volver a repetir en estos días.

G. S.: ¿En este viaje a Cuba repitió ese gesto solidario, en este caso con las Damas de Blanco?

R. S.: Es que yo creo que quienes somos libres y quienes amamos la libertad esta no tiene colores políticos. La libertad es libertad como la cantan los grandes cantores como Mercedes Sosa. La libertad es nuestra y uno la tiene en la mente, la tiene en el cuerpo y en el alma y tiene que luchar para que el cuerpo también sea libre en el país donde uno vive y es por eso que en mi viaje a Cuba acompañé a las Damas de Blanco a la misa que tuvo lugar el día domingo y marchamos, salimos de la iglesia y ellas rezaron un padre nuestro y pidieron antes de salir de la iglesia que no les fuese a ocurrir nada, que sus familiares presos estén bien y que la marcha fuese tranquila. Realmente impactante, pero tan impactante que cuando marché con las Madres de la Plaza de Mayo y como las millones de veces que marché en Chile por la libertad de mi país y acá lo hice con ellas durante una media hora, un grupo de Damas de Blanco, completamente vestidas de blanco que son las esposas y familiares de los presos políticos que están bajo la dictadura de Cuba y es una marcha muy emotiva y muy valiente con mucha adrenalina. Porque estar en Cuba marchando no es lo mismo que haber marchado con las Madres de la Plaza de Mayo, que haber marchado en Chile bajo la dictadura. Todas las dictaduras de izquierda o derecha son dictaduras, pero una dictadura que lleva cuarenta y ocho años en el poder obviamente que ya tiene varias generaciones aniquiladas y que los tiene adormecido. Entonces la valentía de esas mujeres realmente me sorprendió y me hizo recordar todo lo que viví años pasados y uno quiere que estos pueblos, nuestros hermanos, puedan tener la libertad, la justicia y la democracia que ustedes y nosotros hemos ganado.

G. S.: ¿Cómo recibieron su visita “Las Damas de Blanco”?

R. S.: La experiencia es tan impactante porque la gente, los cubanos o los extranjeros en Cuba que pasan con los autos, las miran y siguen; uno que otro bocinazo saludándolas, pero muy poco. Y tan profundo los sentimientos que uno recoge en el momento que está con ellas ahí. Yo conversé con la actual secretaria del Movimiento Sindical Cubano Disidente, porque el presidente está preso, le dieron una condena de veinticinco años de cárcel, estaba la esposa de él dentro de las Damas de Blanco marchando y me recordó a mi esposa cuando yo estaba preso y se tomaba la iglesia, se tomaba la OIT , las esposas de los trabajadores hacían marchas y huelgas de hambre. Me recordó exactamente lo mismo y al conversar con ellas uno le entrega el saludo solidario, el abrazo fraterno, el cariño. La verdad que son tantas las emociones que se viven y ellas también las viven, y sienten el cariño que uno le entrega, porque muy poca gente se atreve a hacer lo que hice yo, de participar en el interior de la iglesia en la misa de las once y después salir a la calle con ellas en Cuba siendo extranjero. Eso yo creo que muy pocos extranjeros lo habrán hecho en Cuba. Tengo mis fotos, mis recuerdos en mi mente y obviamente mi consejo hacia ellas y mi saludo fue el saludo de los pueblos democráticos, de los luchadores sociales que hemos vivido bajo la dictadura y sabemos lo que son las dictaduras y sabemos también lo difícil que es terminar con ellas. Era entregarles ese cariño.

G. S.: ¿También estuvo con Oswaldo Payá Sardiñas, el líder demócrata cristiano que impulsó el Proyecto Varela y tiene prácticamente a todos sus correligionarios presos?

Rodolfo Seguel con Oswaldo Payá

R. S: Conversé en su casa con Oswaldo Payá. Tenía que conversar y entrevistar a mucha gente, pero a varios de ellos les cortaban el teléfono y no tenía forma de ubicarlos y era realmente difícil. Pero bueno, uno tiene que hacer todo lo que esté al alcance en estos países que viven bajo este tipo de dictadura. Lo de Oswaldo Payá es algo tan fuerte como lo de las madres y las Damas de blanco, pero hay una gran diferencia. Yo llamé un día antes y hablé con su esposa y me dijo que si quería verlo él estaba acá, de una manera muy cortante, muy seca y yo entendía perfectamente las razones de porqué era así. Al día siguiente tomé un taxi y partí, llegué a un barrio, que son todos barrios muy parecidos, bastantes pobres pero dignos, me bajo del auto y lo primero que hace se me acerca un fulano y me dice: “¿viene a la casa de Oswaldo Payá?” Sí, le digo, y me contesta: “ah, esta casa de acá”. Golpee la puerta, sale un niño de unos 15 o 16 años que es el hijo menor y me dice: “mi padre no está y mi madre tampoco, pero si quiere lo espera”, y me hizo pasar adentro de su casa. Esperé diez, quince minutos, y llega Oswaldo y me saluda muy cortante. No sabía quién era yo. Luego llega la señora y también me saluda de la misma forma. Me identifiqué quién era y fuimos tomando confianza, fuimos haciendo amistad y una conversación que tenía que durar cinco minutos duró tres horas. Luego la esposa se levantó de la mesa, fue a la cocina a preparar el almuerzo porque quería que yo pasara toda la tarde con él, contándole de Chile, contándole de cómo hicimos nosotros la lucha en contra de la dictadura y a mi interesaba darle el respaldo, el saludo solidario. Le conté del seminario que participamos en la Argentina hace algún tiempo sobre la libertad y los derechos de los cubanos en Cuba, le hablé de las gestiones que se están haciendo, de las distintas organizaciones a nivel sudamericano y obviamente sus ojos se llenaron de lágrimas de alegría. Realmente era ver a un hombre que estaba con una desesperación de querer escuchar cosas en favor de su movimiento. Ellos tiene a través del Proyecto Varela, que presentaron todos los líderes a través de Cuba, muchos presos a lo largo del país y al único que dejaron en libertad es a Oswaldo; y él tiene un año más que yo, cincuenta y cuatro. Está realmente con fuerza, con ánimo, sabe que el único que está en libertad es él y su esposa y sus niños, y que en cualquier momento lo van a llevar preso o lo van a hacer desaparecer. Frente a su casa hay cámaras de televisión, hay manifiestos y hay dibujos que dicen “socialismo o muerte”, “patria o muerte”. Es muy dramático ver la forma en que está viviendo y él hace toda la actividad política en la clandestinidad, porque esa es una clandestinidad realmente, es impresionante. Hay que ser muy valiente para hacer lo que está haciendo Oswaldo Paya y su gente en Cuba, porque él tiene una crítica muy fuerte sobre los cubanos que viven en Miami por la forma de hacer la oposición y por la forma de tratarlos a los que están en el interior de Cuba. La lucha la están dando desde adentro, los que están afuera hacen prácticamente una oposición radial, televisiva. Entonces ellos están sufriendo una enormidad. En Cuba sí por Dios que se sufre.

G. S.: ¿Cómo está la situación de los derechos laborales en Cuba?

R. S.: Primero, no existe ningún respeto de los derechos de los trabajadores en Cuba. El horario normal de trabajo son doce horas ampliable sin consulta al trabajador a dieciocho horas diarias y el sueldo es exactamente el mismo. No se pagan horas extraordinarias, no se pagan bonos de colación ni de locomoción, no se paga absolutamente nada. Nadie tiene derecho a ningún tipo de reclamo, no existe la posibilidad de que el sindicato te defienda ante ninguna eventualidad o algún contratiempo que tengas tú en el empleo: si no te gusta te vas y hay muchos más esperando el mismo puesto de trabajo. Segundo, las empresas internacionales no hacen acuerdos con los trabajadores sino que hacen acuerdos con el Estado. Si el Estado les paga por cada trabajador veinticinco dólares mensuales el Estado al trabajador le paga diez dólares mensuales y lo otro queda para el Estado. Ningún cubano puede hacer una empresa en Cuba salvo los extranjeros que tengan una residencia en Cuba, pero como extranjeros forman sus empresas pero hacen los contratos con el Estado. Un taxi que te mueve dos kilómetros te cobra cinco dólares o cinco euros de los cuales todo eso va para el Estado, que le paga al empresario extranjero y le paga al trabajador con el 0.020% de cada euro que conquista. Entonces hay una falta de respeto a los derechos de los trabajadores que es realmente inhumana, es absurda, arcaica, dictatorial, asesina y criminal.

G. S.: ¿Cómo se siente la disidencia cubana frente la ausencia de solidaridad por parte de América Latina?

R. S. : Con mi experiencia de haber vivido la dictadura en Chile y de ver todo lo que le ha tocado vivir a los países sudamericanos llegué con una amarga y triste impresión y esto lo conversé con Oswaldo también largamente: muchos europeos van a pasear, la pasan bien, Cuba se ha transformado en una suerte de playa de descanso y paseo y para algunos de sexo, sin saber del sufrimiento del pueblo cubano. Un euro para los cubanos es igual que un euro para los extranjeros; uno paga en una comida diez, quince, veinte euros y la gente en Cuba gana diez euros al mes y con eso viven. Entonces es distinto ir de viaje de paseo, visitar a un hombre como Oswaldo Payá y visitar a las Damas de blanco y después venirse, volver a sus países como los europeos. Lo difícil es ser constante en la solidaridad y eso es lo que él me decía: “nos vienen a ver y conversamos, pero yo no tengo cartas de apoyo a nuestro movimiento de democracia en Cuba de los sindicatos, no tengo de los trabajadores de América Latina, no tengo de los partidos políticos de América Latina”. Me decía que en Argentina se han hecho tantas cosas, hay grupos que saben que los están ayudando, pero va Fidel Castro y es aplaudido de pie en el Congreso argentino: “Entonces dime cómo Rodolfo le vamos a pedir apoyo al parlamento argentino, en este caso, si cuando llega el dictador lo aplauden de pie”. Es un dolor tan grande, la impotencia, porque ven que todas las luchas que ellos dan no tienen repercusiones internacionales de ninguna especie. Obviamente yo me comprometí en mi partido político, la Democracia Cristiana en Chile, y nosotros ya tenemos un acuerdo tomado y vamos a presentar un proyecto en el cual le entregamos el pleno respaldo y solidaridad con el pueblo cubano y por el retorno a la democracia y por la lucha que da Oswaldo Payá y su movimiento.

G. S.: ¿Va a seguir involucrado en el apoyo a los demócratas cubanos?

R. S.: Yo ya tomé un compromiso con él (Oswaldo Payá) y no lo voy a dejar de lado. Ya le informé a Exequiel Silva, que es el encargado internacional de mi partido, le di cuenta completa de todo lo que fue mi viaje, para sacar un acuerdo político de la Democracia Cristiana y un respaldo unánime al pueblo cubano y a su lucha por la libertad y la democracia y la posibilidad de conseguir que haya una visita permanente a Cuba de gente para ir y darle el apoyo y conseguir aquí en Chile a través de los centros de estudiantes universitarios para que ellos manden cartas de adhesión al pueblo cubano por su lucha por la democracia y también a través de los frentes de trabajadores para respaldar el movimiento cubano.

G. S.: ¿Qué mensaje le enviaría a los demócratas de América Latina luego de esta experiencia que tuvo?

R. S. : Especialmente a los países que vivimos en democracia, obviamente no podemos olvidar que nosotros también en algún momento vivimos bajo el yugo de las dictaduras, sean estas de derecha o de izquierda son dictaduras criminales, asesinas y sanguinarias. Nuestra obligación moral, de seres humanos y de cristianos es ayudar a todos los pueblos hermanos que estén viviendo estas situaciones y hoy en día quien la sufre es Cuba y tenemos que fijar nuestra mirada en Cuba, nuestro apoyo y nuestra solidaridad, así como yo lo dije en un seminario en Argentina que un garzón en un restaurante gana el doble que un médico, ahora te puedo decir con toda tranquilidad gana veinte veces más que un doctor con las propinas que recibe una persona que está en un bar y un doctor te gana diez dólares. Entonces no es posible que los que somos demócratas y libres en el mundo y en América Latina estemos mirando a través de la televisión qué pasa en el mundo, cómo desfilan en Cuba en el primero de mayo y no nos preocupamos de cómo vive el pueblo cubano durante trescientos sesenta y cinco días del año y durante cuarenta y ocho años seguidos bajo el yugo de la dictadura de Fidel Castro.

Entrevista de Gabriel Salvia

 

 

 

 
Videos de Porno Para Ricardo en Buenos Aires, 2016 Biblioteca Laura Pollán

Campaña
Turismo Solidario en Cuba
E-Books
Donaciones
Declaraciones
Especial sobre la muerte de Fidel Castro
 
CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA
CADAL
Puente Democrático
ProCubaLibre
Instituto Václav Havel
Enlaces recomendados
Convivencia
14yMedio Eye on Cuba Rescate Cultural Movimiento Cubano Reflexi&oacuten
Asociaciones cubanas de la Sociedad Civil Independiente Juventud Cuba Diario de Cuba Cubanet
Inicio | Campañas | Comunicados | Declaraciones | Eventos | Publicaciones | Videos
© 2003 - 2017 Copyright ProCubaLibre / Todos los Derechos reservados.
correo@puentedemocratico.org