Comunicado del CAT, con motivo de la realización en La Habana de la II Cumbre de la CELAC del 28 al 29 de enero de 2014, para jefes de estado y de gobierno
Roberto E. Díaz Vázquez
29 de enero de 2014

Los Jefes de Estado y de gobierno de los países miembros del espacio de integración continental más joven del planeta: La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) están reunidos en la Habana , Cuba estos días como foro pretenden un mundo más justo y equitativo, no obstante pasan por alto el hecho manifiesto de tener entre sus miembros al único estado no democrático o popularmente elegido por el voto ciudadano de este hemisferio, contradiciendo de esta manera los  principios reflejados en su carta fundacional y citamos: “(…)el respeto (…) a la democracia; el respeto a los derechos humanos (…) Basados en la solidaridad, la inclusión social, la equidad e igualdad de oportunidades, la complementariedad, la flexibilidad, la participación voluntaria, la pluralidad y la diversidad”.

Esta declaración es de estricto cumplimiento para todos y cada uno de los Estados Miembros pues, de lo contrario, quedarían invalidados sus derechos para la permanencia  en un foro de integración como la CELAC. Sin embargo Cuba, en franca violación de su condición de Estado Miembro, y más aún, en su condición de “Presidente pro tempore” de este organismo, viola también, con carácter sistemático, permanente y como política, lo señalado en la I Cumbre de Santiago de Chile, en enero del 2013.  

 Es por esta razón que el Centro de Apoyo para la Transición en Cuba (CAT) se pronuncia decepcionado e inconforme con el espaldarazo que el bloque de integración regional le da al actual gobierno de la Isla que, a nuestro juicio, no pretende más que permitirles permear con su método de supuestas prebendas sociales, en la forma de gratuidades de carácter medico y educativos a los países de la región. Sin duda alguna, es un intento de aprovechar la oportunidad que brinda hoy Latinoamérica para la introducción de modelos sociales de izquierda que sirvan de garantes de una nueva oligarquía , pasando por alto las décadas de barbarie sufridas por el pueblo cubano.

Cuba ostenta hoy una población penal de carácter político en franco crecimiento; tiene un modelo de partido único e impide la formulación política de diferentes corrientes desde su misma Carta Magna; es signataria de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y sin embargo viola reiteradamente los mismos con detenciones arbitrarias y persecución de los que presentan un pensamiento diferente; con un acceso muy deficiente a la información, salvo la oficial; mediatización de la verdad por medio de la prensa y los medios de difusión masivos; discriminación no solo por el color de la piel sino también de género, lugar de residencia, orientación sexual e incluso por la familia.

Consideramos que un país de semejantes condiciones no califica de ninguna manera para ser miembro de un organismo de integración que se respete y haga respetar sus principios de funcionamiento, y de manera más categórica, no calificaría para ocupar el cargo de Presidente Pro Tempore de este foro. Por supuesto, estamos refiriéndonos a una colectividad que se respete y haga respetar sus principios de fundación.

Cuba no presenta signos visibles -ni invisibles- de cambio alguno, sólo reformas dentro del mismo modelo disfuncional, una prueba de ello la tenemos en las modificaciones muy convenientes realizadas a los principios de su funcionamiento económico. Por ejemplo, han permitido de forma abierta y general la participación de la inversión privada en el orden de la Microempresa, pero… al percatarse de su crecimiento de forma acelerada (de un aproximado de 100 000 para el año 2010 a más de 450 000 para finales del 2013), han comenzado a restringir las libertades para el ejercicio de esta modalidad, multando, cerrando e incluso rescindiendo las licencias otorgadas, en franca demostración de su miedo e incomprensión del mundo moderno al que no les  conviene entrar.

Algunos analistas internacionales ven en los espacios económicos abiertos a la inversión foránea del oeste de la Habana (El proyecto Mariel) como un signo real de modificación del pensamiento político cubano y por ende de su sistema económico y financiero. ¡Nada de esto es realidad! Es, en opinión de los analistas del CAT, un error pensar así. El gobierno cubano ha demostrado una incapacidad total para generar reales posibilidades de desarrollo,  no facilita información contrastada a los organismos internacionales en relación a su crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un intento desesperado de reconocimiento e integración en los bloques económicos regionales, para de esta manera, perpetuarse en el poder. No tiene una solución real de sus finanzas, debido principalmente,  a su incapacidad para dirigir una economía verdaderamente solvente que represente un valor real para su moneda , esta situación a generado infinitos males sociales que afectan al cubano medio, ya que en sentido general: ¡Vive hoy con menos de un dólar al día! signo evidente y manifestado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “Precariedad Extrema o Hambre”. 

Es en este marco de circunstancias que surgen alternativas dentro de la sociedad cívico-política cubana que no son tomadas en cuenta por las autoridades de la Isla. Entre estas opciones se encuentra el equipo CAT, una institución que trabaja paralela a sus similares  gubernamentales y brinda apoyo, asesoría y consultoría legal a la par de tener equipos de analistas encargados del monitoreo de la realidad cubana actual y las posibles  soluciones. Estos  especialistas,  en su momento, han brindado paliativos o han demostrado la inviabilidad de las alternativas del gobierno para solucionar la tremenda crisis generada por ellos mismos que no han sido tomadas en cuenta.

La persecución de personas con un pensamiento diferente; el encarcelamiento por razones políticas en franco irrespeto por la democracia; la negación real por parte del gobierno cubano del desarrollo sostenible de su población (ahora mismo no se contempla ninguna posibilidad de cambios en éste por las autoridades cubanas) que afectan a tres áreas: económica, ambiental y social. La economía está en crisis total, debido en gran medida a la centralización que durante más de 55 años ha distorsionado violentamente los valores de crecimiento, con lo que han provocado un efecto de involución, inverso al desarrollo. Esto, definitivamente, afecta el medio ambiente por no existir la mínima posibilidad económica  y financiera para implementar soluciones a corto y mediano plazo  y, evidentemente, el plano social cae en picada como resultado lógico de las cuestiones antes mencionadas. Lo cierto es que semejante realidad nos muestra la verdad de lo que pretenden en materia de adelantos los que gobiernan la Isla.

Por otro lado, el ostracismo y la mediatización de que son objeto los medios de difusión masivos, alimentan y promueven algunos de los factores que nos impiden ver una intención real de cambio.

Solicitamos a los gobiernos  miembros de la CELAC  exijan  a Cuba una democratización verdadera que contemple, como cuestión fundamental, al ciudadano y sus derechos políticos, cívicos y su persona como ser humano.  En segundo lugar, se manifieste por medio de los asistentes a la Cumbre una verdadera disposición de crear relatorías para el monitoreo permanente del respeto y cumplimiento de los derechos ciudadanos de todo tipo en los países miembros e incluir, en sus reuniones posteriores, las diferentes alternativas que existen paralelas a los poderes del Estado de sus respectivas  naciones y;  por último, se vea el foro CELAC como un verdadero espacio plural con respeto hacia los valores humanos y políticos de sus pueblos y en defensa de sus libertades ciudadanas.

Es por lo tanto, para los autores de esta DECLARACIÓN, considerar que la Cumbre de la CELAC en La Habana constituye un punto especial en la agenda de Latinoamérica por ocupar el más abarcador y profundo espacio de integración en la región, aunque es obligatorio señalar que lamentablemente se excluyó a países con un profundo sentido de democracia participativa como es el caso de Los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá. Sugerimos se valore por parte de los integrantes de la CELAC la inclusión de estos dos países hermanos en un futuro no lejano.

Dada en La Habana, a los  23 días del mes de enero de 2014.

 

 

 

 
Videos de Porno Para Ricardo en Buenos Aires, 2016 Biblioteca Laura Pollán

Campaña
Turismo Solidario en Cuba
E-Books
Donaciones
Declaraciones
Especial sobre la muerte de Fidel Castro
 
CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA
CADAL
Puente Democrático
ProCubaLibre
Instituto Václav Havel
Enlaces recomendados
Convivencia
14yMedio Eye on Cuba Rescate Cultural Movimiento Cubano Reflexi&oacuten
Asociaciones cubanas de la Sociedad Civil Independiente Juventud Cuba Diario de Cuba Cubanet
Inicio | Campañas | Comunicados | Declaraciones | Eventos | Publicaciones | Videos
© 2003 - 2017 Copyright ProCubaLibre / Todos los Derechos reservados.
correo@puentedemocratico.org