Puente Democrático
 
Artículos
 
Buenos Aires y Montevideo, elecciones paralelas
Ricardo López Göttig
21 de mayo de 2015
(El País/España) La elección más disputada fue la de PRO, entre Horacio Rodríguez Larreta y la senadora Gabriela Michetti. Tanto para el Frente Amplio como para PRO, ganar en las respectivas capitales es de un alto valor simbólico, no sólo porque son las “vitrinas” en las que se exponen ante el resto del país, sino porque es en esas ciudades donde ganaron por primera vez, expandiéndose luego al resto del territorio.
 

(El País/España) Las dos capitales del río de la Plata se encuentran en pleno cambio de sus Gobiernos locales. En Montevideo se celebraron comicios el 10 de mayo y ganó por sexta vez consecutiva el Frente Amplio, la gran coalición de izquierdas, y el nuevo intendente será el ingeniero Daniel Martínez, del Partido Socialista. En Buenos Aires se celebraron las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias), en las que el PRO del actual jefe de Gobierno Mauricio Macri volvió a ser la fuerza más votada. En esa instancia se dirimieron quiénes serán los candidatos a jefe de Gobierno de los partidos que superaron el 1,5% de los sufragios para las elecciones del 5 de julio.

La elección más disputada fue la de PRO, entre Horacio Rodríguez Larreta y la senadora Gabriela Michetti. Tanto para el Frente Amplio como para PRO, ganar en las respectivas capitales es de un alto valor simbólico, no sólo porque son las “vitrinas” en las que se exponen ante el resto del país, sino porque es en esas ciudades donde ganaron por primera vez, expandiéndose luego al resto del territorio.

El presidente Tabaré Vázquez fue el primer intendente del Frente Amplio en Montevideo en 1990-1994 y desde allí se catapultó como figura nacional, compitiendo en 1994 y 1999 para la primera magistratura de Uruguay, hasta que ganó en el 2004 y obtuvo la reelección en 2014. Mauricio Macri ya lleva dos períodos consecutivos como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y este año se postula por primera vez a la presidencia de la república, en unión con otros partidos como la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica.

En ambas fuerzas políticas hubo competencia: el sistema electoral uruguayo permite que se presenten varios candidatos simultáneamente por cada lema (partido o coalición, como es el Frente Amplio), siendo electo el que tiene más votos de la fuerza más votada. De este modo, la oferta es variada y apunta a atraer a distintos sectores de la ciudadanía. El Frente Amplio presentó a Daniel Martínez (socialista), la senadora Lucía Topolansky (Movimiento de Participación Popular) –esposa del expresidente José Mujica--y Virginia Cardozo (Partido dela Victoriadel Pueblo). Los partidos tradicionales, Nacional y Colorado, crearon el Partido dela Concertaciónpara esta intendencia. La paradoja es que el candidato más votado de su grilla fue Edgardo Novick, un empresario sin filiación partidaria.

Además de la elección del intendente municipal, ¿qué se decidía políticamente en la competencia entre Martínez y Topolansky, los dos grandes candidatos del Frente Amplio? El MPP de Mujica y Topolansky fue la fuerza más votada en las legislativas del 2014, en tanto que los más cercanos al presidente Vázquez tuvieron un retroceso en bancas. La nominación de Lucía Topolansky era una apuesta fuerte del MPP para seguir manteniendo el predominio dentro de la coalición de izquierdas e imponer su agenda más radical al socialdemócrata Tabaré Vázquez. A pesar de que Mujica hizo campaña por su esposa, buena parte del electorado independiente optó por el senador Daniel Martínez que, a partir de ahora, se perfila como uno de los posibles candidatos a la presidencia para el 2019.

El escenario de PRO en la ciudad de Buenos Aires es por completo diferente: su objetivo es mantener el gobierno en la capital argentina para darle un fuerte impulso a Mauricio Macri para las primarias abiertas de agosto y las presidenciales de octubre. El principal contendiente de Rodríguez Larreta será Martín Lousteau, exministro de Economía con Cristina Fernández de Kirchner, sostenido por partidos que en el nivel nacional son aliados a PRO. La actual vice jefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, se presenta a un desafío titánico: la gobernación de la provincia de Buenos Aires, en donde el peronismo gobierna desde 1987.

Tanto Mauricio Macri como Tabaré Vázquez, a pesar de sus diferencias, tienen rasgos comunes: los dos tienen trayectoria empresarial, tienen estrategias de largo plazo, han sabido proyectar a sus fuerzas políticas más allá de la comodidad de las capitales, son metódicos y privilegian los resultados por encima de las elucubraciones ideológicas. Vázquez siempre emitió señales de que sus gobiernos serían respetuosos de las instituciones, la seguridad jurídica y la estabilidad macroeconómica. Macri siempre buscó transmitir que su prioridad era una gestión ordenada y eficaz, sin desatender las cuestiones sociales.

En los dos países de la cuenca del Plata se está produciendo una nueva configuración de las fuerzas políticas, reflejo de los cambios en las valoraciones, modos de socializar y comunicar.

Fuente: El País (Madrid, España)