Puente Democrático
 
Prensa / Internet
 
Personalidades argentinas en campaña por la liberación de presos cubanos
22 de marzo de 2010
 

Buenos Aires, 22 mar (EFE).- Julio Strassera, ex fiscal del histórico juicio a jefes de la dictadura argentina por violaciones de derechos humanos, forma parte de una larga lista de personalidades de Argentina que apoyan una campaña internacional por la liberación de disidentes cubanos presos.

Bajo el lema "El ejercicio de los derechos no es delito" suscribe además esta campaña el jurista Ricardo Gil Lavedra, uno de los miembros del tribunal que en 1985 condenó a los jerarcas de la dictadura argentina (1976-1983), informó hoy su organizador, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

También se adhirieron los sociólogos y ensayistas Beatriz Sarlo y Guillermo O' Donnell, el poeta y filósofo Santiago Kovadloff, la historiadora María Sáenz Quesada y el jurista Daniel Sabsay, entre otras personalidades de este país suramericano.

La campaña, en la que participa el ex presidente chileno Patricio Aylwin (1990-1994), pretende "sensibilizar a la opinión pública latinoamericana sobre los motivos por los cuales" el Gobierno de Cuba "encarcela a sus opositores" y reclamar la liberación de todos ellos, agregó un comunicado de CADAL.

La iniciativa se puso en marcha al cumplirse este mes de marzo el séptimo aniversario de "La Primavera Negra de Cuba", como los disidentes llaman a la detención de unos 70 opositores al gobierno cubano, según la nota.

"Al borrador inicial hubo que agregarle una mención sobre la trágica muerte de Orlando Zapata Tamayo, acaecida el 23 de febrero luego de una prolongada huelga de hambre", añadió.

Las personalidades que se adhieren a esta campaña piden "a los gobiernos democráticos de América Latina" que "reclamen ante el régimen cubano la liberación de todas las personas que en ese país se encuentran encarceladas por delitos que, de acuerdo con los estándares internacionales, son derechos básicos".

El manifiesta subraya que "estamos de acuerdo en que la región normalice sus relaciones con Cuba, pero para ello el gobierno de los hermanos (Fidel y Raúl) Castro debe armonizar sus normas internas eliminando las restricciones a los derechos humanos más elementales".

A diferencia de cualquier país en el que se puede producir una violación a los derechos humanos, "en Cuba existe una política de Estado que expresamente viola las libertades fundamentales", agrega.

Asegura, además, que "la Constitución de Cuba, su Código Penal, leyes especiales como la número 88 y las sentencias de los tribunales populares son una evidencia irrefutable de las violaciones a los derechos humanos en ese país".

Fuente: Financiero.com (España)